miércoles, 28 de marzo de 2012

Exilio.



Miedo a romper este cuento sin variantes, a encontrarte por los bares y no tener valor de acercarme a molestar. Miedo, miedo a convertirme en un ser despreciable, a la oscuridad, a la verdad. Fuego y ceniza, la realidad por la que voy andando. Me frustra quedarme sentada, o caminar sin más. La cama que tararea una y otra vez la misma canción, que silba la ausencia.  Volver a hacer y deshacer maletas, saber dónde vas, sentir lo que dejas. Invierno cálido, primavera helada. 

3 comentarios:

  1. mi cama también silbó ausencias este invierno, pero susurra esperanzas para esta primavera.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá la primavera no sea tan fría...

    ResponderEliminar
  3. hola... paso por tú rinconcito por casualidad, con tú permiso volveré, me ha gustado lo que he leído, un saludo!

    ResponderEliminar